Presidentes del Perú

Domingo Elías Carbajo (1843 - 1844)

Domingo Elías Carbajo
Domingo Elías Carbajo nació en Ica, el 19 de diciembre de 1805, fue un político peruano que ocupó diversos cargos de Gobierno y fue presidente del Perú por un breve periodo de junio a agosto de 1844, asumió la Presidencia del Perú en una época de guerra civil. Paralelamente también era presidente Ramón Castilla, dividiendo el país entre esas dos facciones.

Fue hijo de Raymundo Elías de la Quintana natural de España y de Manuela Carbajo Galagarza. Después de completar sus estudios elementales, viajó a Madrid y París para continuar su formación: Volvió en 1825 y se dedicó a la agricultura en Ica. Inició el cultivo de algodón a gran escala, así como mejoró el de la vid. Con Nicolás Rodrigo fundó el Colegio de Nuestra Señora de Guadalupe, en 1841.

El personero del cansancio

Después de la derrota de la Confederación Peruano-Boliviana, en los primeros años de la década de los años 1840, la anarquía se acentuó en el Perú. Precisamente en 1843, siendo Supremo Director del Perú Manuel Ignacio de Vivanco, Elías fue nombrado Prefecto de Lima; pero cuando Vivanco tuvo que dirigirse al sur para enfrentarse al movimiento constitucionalista de Castilla y San Román, le dejó encargado a Elías el gobierno de las provincias del norte. Pero el conflicto no se decidía entre los bandos militares encontrados: Vivanco y Echenique contra Castilla y San Román. Entonces, el “civil Elías”, escribe el historiador Jorge Basadre Grohmann, “decidió convertirse en el personero del cansancio del país ante la larga guerra intestina”; y se hizo Jefe Político y Militar de la República (17 de junio de 1844). El viajero francés Max Radiguet describió la escena del pronunciamiento de Elías:

[…]. Alrededor de trescientas personas se introdujeron en la galería, las tapadas, que formaban más o menos los dos tercios de esa masa comentaban el acontecimiento con tanta animación que muchas veces fue necesario reclamar silencio. Al fin, Elías tomó la palabra […]. Su pronunciamiento no difería sensiblemente de los que en los años turbulentos de la emancipación habían surgido, en tan gran número […] haciendo un llamamiento al auditorio, que quedó sin respuesta, declaró, con una voz entrecortada que a falta de un individuo dispuesto a tomar la dirección de los negocios públicos, se sentía lleno de abnegación para llenar esta tarea espinosa, hasta el día en que la voluntad nacional designándole un sucesor le permitiera retirarse a la vida tranquila, de la cual no había salido sino a pesar suyo (Max Radiguet)

Amagando Echenique con retornar a la capital, Elías, el flamante Jefe Político y Militar del país, declaró al departamento de Lima en estado de asamblea, lo que implicó la suspensión total de labores, alistándose los hombres hábiles, para tomar las armas. Los empleados públicos, los colegios, las corporaciones, formaron regimientos. En fin, toda Lima (e incluso guardias nacionales de Pisco, Ica y Callao) se preparó para defenderse de Echenique, pero éste nunca llegó, así que a la semana se derogó el decreto que suspendía los trabajos. Así culminó la llamada “Semana Magna” que, según Basadre viene a complementar el significado de la acción de la multitud contra el ejército el 28 de enero de 1834. A la vez, es antecedente de otras expresiones posteriores de cansancio o disgusto frente al militarismo.

Político de Oposición

Poco después Elías terminó su gobierno ante el triunfo de Castilla sobre Vivanco. Desempeñó diversos cargos públicos como ministro, diputado por Ica (1845) y candidato a la Presidencia de la República en las controvertidas elecciones de 1851, donde fue derrotado por Echenique. Combatió la corrupción dominante en el gobierno de Echenique, sobre todo en la consolidación de la deuda interna, a través de sus famosas Cartas. Fue entonces encarcelado y desterrado a Guayaquil, pero pasó a Tumbes para iniciar un levantamiento que fracasó. Lo intentó nuevamente en su tierra, pero fue derrotado en Soraja (1854).

Finalmente con el triunfo de Castilla, es nombrado ministro de Hacienda y luego ministro plenipotenciario en Francia. Regresó en 1858 para postular nuevamente a la Presidencia de la República, pero no tuvo éxito. Se apartó entonces definitivamente de la política para dedicarse a las actividades agrícolas y comerciales. Falleció en Lima, el 3 de diciembre de 1867.