Presidentes del Perú

Domingo Nieto y Márquez (1843 - 1844)

Domingo Nieto y Márquez

El Quijote de la Ley

Domingo Nieto y Márquez nació en Ilo, el 5 de agosto de 1803, fue un militar y político peruano, Jefe de Estado provisorio del Perú durante 1843 y 1844 y recibió en vida el seudónimo de "El Quijote de la Ley", pues a través de su acción respaldó siempre a la autoridad legítima.

Lucha por la Independencia

Domingo Nieto y Márquez fue hijo de don Domingo Nieto Hurtado de Mendoza y doña María del Carmen Márquez, hizo sus estudios en Moquegua, probablemente en el colegio de los Betlemitas. Se incorpora a la avanzada del ejército Libertador, que llegó a Moquegua bajo el mando del teniente coronel Guillermo Miller en mayo de 1821. A poco tuvo oportunidad de participar en la acción de Mirave el 22 de mayo de 1821, y en atención a su comportamiento se le otorgó el grado de teniente de caballería el 5 de junio de 1821.

Durante la I Expedición a Intermedios, hallose en las batallas de Torata el 19 de enero y en Moquegua el 21 de enero de 1823. Ascendido a capitán un 25 de abril, concurrió luego a la II Expedición a Intermedios, formando en las filas del Regimiento Lanceros de la Guardia en julio de 1823. Al lado del general José de La Mar se distinguió, durante la campaña libertadora, en la Batalla de Junín el 6 de agosto y Ayacucho el 9 de diciembre de 1824. A continuación hizo la campaña de pacificación, conducida por el mariscal Antonio José de Sucre hacia el Alto Perú, concurriendo al II sitio del Callao, hasta la capitulación el 23 de enero de 1826.

Guerra contra la Gran Colombia

Promovido ya a teniente coronel (1826), efectuó la campaña contra los rebeldes iquichanos (1827) y, al frente del I Regimiento de Húsares de Junín, participó en la Guerra contra Colombia (1828-1829). Durante la Batalla del Portete de Tarqui el 27 de noviembre de 1829, encabezó una acometida de los húsares para contener el ataque de la caballería colombiana y ante ambas fuerzas, sostuvo un combate singular con el comandante Camacaro, a quien atravesó con su lanza. Promovido a la clase de Coronel el 24 de julio de 1829, tuvo a su cargo una brigada de caballería durante la campaña que el presidente Agustín Gamarra condujo hacia la frontera con Bolivia (1831). Conservaba su mando cuando fue ascendido a general de brigada el 6 de julio de 1833. Al conocerse en Arequipa el pronunciamiento del general Pedro Bermúdez, asumió la comandancia militar del departamento el 12 de enero de 1834 y organizó la defensa de la autoridad legal.

Su lucha por la legalidad

Sostuvo adversas acciones armadas en Miraflores el 2 de abril y Cangallo el 5 de abril, contra las fuerzas sediciosas, y después del abrazo de Maquinguayo el 24 de abril de 1834, ejerció la jefatura política y militar de los departamentos del sur. Promovido entonces a General de División en julio de 1834, pasó a Lima, donde asumió la Inspección General del Ejército, y en tal virtud dirigió las operaciones contra un motín efectuado en las fortalezas del Callao el 1 de enero de 1835. Pero allí se inició luego el pronunciamiento del general Felipe Santiago Salaverry un 22 de noviembre de 1835, quien dispuso la prisión de Nieto. Desterrado por su orden a California, logró desembarcar en Huanchaco y organizar la defensa de la autoridad legal.

Prefecto de La Libertad

Decidida la opinión en favor del caudillo rebelde, obtuvo autorización para trasladarse a Chile; y cuando llegó a su conocimiento la intervención boliviana, presentose en Arequipa ante el presidente Orbegoso el 4 de agosto de 1835, para moverlo a rechazar los actos de gobierno autorizados por Santa Cruz y la división del país. Al ser esto imposible, y conocido el recelo con que lo miraba el caudillo boliviano, aceptó el cargo de ministro plenipotenciario en Ecuador; pero no alcanzó a desempeñarlo, y quedó como prefecto del Departamento de La Libertad.

Sin comprometerse con el régimen de la Confederación, trató de servir a los pueblos y organizó fuerzas con cuyo respaldo proclamó la libertad del Estado Nor-Peruano el 30 de julio de 1838. Intentó que ésta fuera reconocida por la expedición restauradora que a órdenes de Gamarra se presentó frente a Lima, a fin de orientar sus hostilidades contra el ejército que respaldaba a Santa Cruz; pero Orbegoso perdió la Batalla de la Portada de Guía un 21 de agosto de 1838, y el General Nieto se refugió en el Callao para salir luego voluntariamente con destino a Guayaquil.

Fue entonces borrado del escalafón el 25 de marzo de 1839, pero decidió volver al Perú cuando Santa Cruz se acogió a la hospitalidad ecuatoriana. Volvió al servicio el 7 de julio de 1841, cuando el país reaccionó frente al desastre sufrido en Ingaví el 18 de noviembre y la muerte del presidente Agustín Gamarra. Ofreció su apoyo a la autoridad constitucional del general Francisco de Vidal contra el pronunciamiento del general Juan Crisóstomo Torrico y, triunfante en la Batalla de Agua Santa el 17 de octubre de 1842, fue proclamado Mariscal.

Reacción Constitucional

Destinado a la prefectura de Moquegua, asumió también el comando militar de los departamentos del sur, pero fue apresado al triunfar el movimiento militar acaudillado por el general Manuel Ignacio de Vivanco y embarcado hacia Chile. No obstante, logró permanecer en Arica un 16 de mayo de 1843 y con la eficaz colaboración del general Ramón Castilla inició la reacción constitucional.

Presidente Provisorio

Formó, en Tacna, una junta de gobierno el 9 de junio. Triunfó sobre las fuerzas directoriales en Pachía el 29 de agosto y, convertida aquélla en Suprema Junta de Gobierno Provisorio, tocole a Domingo Nieto la presidencia. La ejercía, en Cusco, cuando murió el 27 de febrero de 1844.