Presidentes del Perú

David Samanez Ocampo (1931)

David Samanez Ocampo
David Samanez Ocampo y Sobrino nació en Huambo (Apurímac) en 1866, fue hijo de don José Benigno Samanez Ocampo y de Balbuena Sobrino de Piérola. Ocupó la Presidencia interina del Perú el 11 de marzo de 1931 y, tras pacificar el país, convocó a elecciones, las que ganó Luis Miguel Sánchez Cerro.

Partido Demócrata

Militó desde muy joven en el partido Demócrata. Participó, en el bando de los montoneros, en la revolución de 1895-1896, retirándose después a vivir en una hacienda familiar en Marcahuasi. Volvería a la política como Senador de la República entre 1917-1924.

Entonces se convirtió en uno de los principales opositores del gobierno de Leguía, motivo por el que fue apresado y posteriormente desterrado. Sólo pudo regresar al país luego del golpe militar con el que Sánchez Cerro derrocó a Leguía.

Caída de Leguía

El Perú se sumió en un período de crisis económica y desorden político tales que se sucedieron seis Presidentes de la República en el lapso de sólo siete meses. Finalmente, los insurrectos proclamaron al viejo y respetado político y montonero David Samanéz Ocampo y Sobrino como presidente de una Junta Nacional de Gobierno que debería conducir al país en su retorno a la normalidad. Sánchez Cerro se vio obligado a entregar el poder, el cual fue asumido por el presidente de la Corte Suprema de Justicia. Días después, y luego de una serie de contramarchas de los allegados a Sánchez Cerro, Samanéz Ocampo llegaba a Lima y, con unánime aceptación, se hacía cargo de la primera magistratura.

Presidencia de la República

El 11 de marzo de 1931, a la edad de 65 años, Samanéz Ocampo asumió la Presidencia del Perú, y aunque su gobierno duró sólo ocho meses, mereció el reconocimiento general. Su mayor contribución fue la renovación del estatuto electoral, a través de una comisión especial, en la que participaron personalidades como Luis E. Valcárcel, Jorge Basadre Grohmann y Luis Alberto Sánchez, entre otros, que estableció el voto secreto y la representación de las minorías, además de sanear el padrón electoral con la ayuda de una por entonces moderna tecnología.

Durante su gobierno se creó el Banco de Reserva, se promulgó una nueva ley de quiebras y se estableció un fondo "Pro desocupados" para intentar socorrer a los más necesitados. En medio de sucesivas intentonas golpistas y serios conflictos laborales, Samanéz Ocampo incluso llegó a realizar un censo que arrojó 375.000 habitantes en Lima y 689.800 habitantes en el Callao.

El triunfo de Sánchez Cerro

Convocadas las elecciones para el 11 de octubre, los resultados fueron dados a conocer un mes después y resultaron con el triunfo del general EP Luis Miguel Sánchez Cerro por un escaso margen sobre Víctor Raúl Haya de la Torre, líder del APRA. El partido aprista rechazó estos resultados, alegando un fraude que nunca llegó a ser demostrado, y comenzó a realizar una serie de protestas en diversas ciudades del país. El presidente Samanéz Ocampo se mantuvo firme en el respeto a la voluntad popular, y el 8 de diciembre entregó el gobierno a Sánchez Cerro.

Retiro Político

Después de eso volvería a retirarse de la actividad política, en forma definitiva. Murió el 13 de julio de 1947